Usted se encuentra aquí : Inicio > Estilo > Roma Confidencial

Roma Confidencial

La ciudad eterna no es ni fría ni triste. Seis romanos, todos ellos socios del club Nespresso, le demostrarán lo contrario: que bajo sus piedras milenarias esconde aún muchos tesoros.


LOS VESTIGIOS, NOSTALGIA DE UN IMPERIO DESAPARECIDO, DE UN ASTRO APAGADO.

LA CIUDAD ETERNA NO ES INMUTABLE. LO QUE MÁS IMPRESIONA DE ROMA ES LA FRESCURA DE SU INMORTALIDAD. ¿Cuál es el secreto de su eterna juventud? El espíritu práctico de los romanos, que los ha convertido en un pueblo respetuoso y al mismo tiempo irreverente con su patrimonio. Han sabido elevar el arte del reciclaje hasta cotas de sofisticación nunca alcanzadas en la historia de la urbanidad. En lugar de restaurar sus monumentos, como se embalsama una momia, han preferido abrir canteras en las ruinas del pasado, aún a costa de adosar una iglesia a las columnas de un templo pagano, o de levantar un edificio de viviendas sobre el trazado de un teatro antiguo.


EL BARROCO FUE UN VERDADERO RENACIMIENTO DE LA EXPRESIVIDAD ROMANA.

LA MODERNIDAD SE MUESTRA AQUÍ, MÁS QUE EN CUALQUIER OTRA PARTE DEL MUNDO, COMO UNA RENOVACIÓN DEL PASADO, UN DESPERTAR EN LA NOCHE DE LOS TIEMPOS. La moda, el diseño, el glamour, la cocina de trattoria, la crema de un cappuccino removida distraídamente en la terraza de un café legendario, son todos legados ancestrales que parecen recién creados. Tan solo las ciudades pobres aprenden a organizar bien sus cosas. Las mimadas como Roma tienen que acumular allí donde queda algo de espacio. París ha destinado su mayor plaza, de más de 8 hectáreas, al único obelisco que posee. En Roma hay tantos, que ya ni se ven.


AMEDEO REALE Socio desde 2006

Este viticultor natural de Lecce (en la región de Puglia), una ciudad rica en arte situada en el tacón de la “bota”, deja que su hermano se ocupe de pisar la uva y él se encarga de vender en Roma sus vinos con personalidad, provenientes de cepas autóctonas. Al fin y al cabo, la capital tiene la ventaja de contar con un aeropuerto internacional que le permite viajar fácilmente a la quincena de países en los que opera. Además, esta ciudad siempre ha sabido promocionar el vino. Y es que, a pesar de que las viñas llegaron a Italia de la mano de los griegos, fueron los romanos quienes las exportaron por todo su Imperio (y a quienes los europeos deben estar agradecidos). Amedeo tiene una PIXIE roja, ya que no logró convencer a su mujer de elegir una a juego con las cápsulas negras del RISTRETTO, su Grand Cru preferido, que toma muy corto, “como todo el mundo”.


AMEDEO SABE APRECIAR LOS ENCANTOS termales DE LA COSTA DEL LACIO Y LA PRESENCIA DE ESTACIONES DE ESQUÍ A MENOS DE DOS HORAS DEL CENTRO DE LA CIUDAD. Pero la propia Roma posee muchos recursos naturales en los que los turistas a menudo ni se fijan. Tenemos las ORILLAS DEL TÍBER, donde Amedeo hace jogging y cuyo trazado cerrado al tráfico permite disfrutar tranquilamente de unas vistas inéditas de la ciudad, en contrapicado. También pasea con su familia por la inmensa VILLA ADA, uno de los pulmones de la ciudad eterna; una reserva natural que nada tiene que ver con los parques bien cuidados de París o de Londres. Es un lugar salvaje, una verdadera selva que se conserva gracias a la combatividad de asociaciones ecologistas que militan para impedir que el ayuntamiento la habilite. Algunos árboles alcanzan dimensiones casi prehistóricas, y a Amedeo le encanta perderse por su espesura. Otro gran espacio verde, la villa Borghese, despliega sus suntuosos jardines a dos pasos de la Piazza del Popolo, auténticas interpretaciones barrocas de las antiguas villas imperiales. Si tiene pensado visitarla, para admirar por ejemplo la galería Borghese, aproveche para tomar un brunch en el café de la CASA DEL CINEMA. Hay que saber calzarse para sobrevivir al infierno del adoquinado romano. Amedeo es un gran admirador de la calidad del trabajo de la CALZOLERIA PETROCCHI, un zapatero a la antigua capaz de reproducir cualquier modelo a medida a partir de una simple fotografía. Por último, si queremos salir a cenar, nos recomienda el PASTIFICIO SAN LORENZO, una antigua fábrica de pasta transformada en restaurante de moda, que contribuye a dar vida a este barrio emergente.


CRISTIANA TORRE Socia desde 2006

Cristiana es directora de los departamentos de marroquinería y calzado de Fendi, esa gran casa del lujo romano que, junto con el joyero Bulgari, demuestra que la ciudad eterna sabe diferenciarse de sus vecinas en el terreno sumamente competitivo de la elegancia. Mientras que Milán, Florencia y Nápoles se disputan la hegemonía en el campo de la alta costura, la moda romana ha decidido centrarse en la joyería y las pieles. Al fin y al cabo, ¿no cuenta acaso esta ciudad con infinidad de diestros artesanos, herederos de un imperio imaginario que exigía a las artes que le proporcionasen la apariencia más exacta posible del poder? Cristiana tiene dos LATTISSIMA+, una en la ciudad y otra en el campo, porque ya no puede vivir sin su cappuccino casi instantáneo. Razón de más para prepararlo con un DECAFFEINATO INTENSO.


LAS RECOMENDACIONES DE CRISTIANA NOS LLEVAN AL MUNDO DE LOS COMPLEMENTOS DE MODA. La joven creadora DELFINA DELETTREZ, cuarta generación de la dinastía Fendi, inicia una prometedora carrera en el mundo de la joyería con sus joyas en forma de animales y de órganos humanos, como estos ojos y estas bocas que recuerdan amuletos paganos o exvotos. Su tía, Ilaria Venturini Fendi, ha lanzado la marca RE(F)USE, cuyo showroom es obra del decorador Paolo Colucci (véase la sección Estilo). Esta línea se fundamenta en el reciclaje y la protección del medio ambiente, dándoles una forma estética a través de sus colecciones de bolsos, joyas y muebles. Otro destino insólito: Cristiana recomienda a los amantes de las curiosidades que visiten el taller de LA BOTTEGA DEL MARMORARO, pequeña maravilla de humildad que contrasta con los prestigiosos anticuarios que la rodean. Enrico Fiorentini es un romano de pura cepa que esculpe lo que el cliente le pide sobre placas de mármol antiguo. Con su inscripción caligrafiada según las costumbres latinas, se llevará consigo un pedazo de Roma personalizado. El ritual del aperitivo es un fenómeno nuevo que causa furor en toda Italia. A Cristiana le gusta sobre todo el del CAFFÈ DELLE ARTI, el monumental bar de la Galería Nacional de Arte Moderno. Un lugar mágico cuando la luz crepuscular atempera su gran terraza, contigua a la villa Borghese. Por último, en el capítulo de los caprichos helados, LA CASA DEL CREMOLATO se ha especializado en un sorprendente granizado con textura cremosa.


ALESSANDRO DONADIO Socio desde 2003

Este arquitecto interiorista desarrolla un estilo esencial, parco en colores. Y sin embargo vive en una ciudad muy alejada de este espíritu elemental. Alessandro aísla los detalles destacados de este decorado sobrecargado para realzarlos, como ciertas plazas romanas que crean el vacío en torno a una columna triunfal o un obelisco para que sea posible contemplarlos. El pintor geómetra del Renacimiento Piero Della Francesca trabajaba según un procedimiento similar: creaba amplias perspectivas exentas de la más mínima imperfección para incorporar en ellas un complejo edificio o un rostro monstruoso. En materia de café, el gusto de Alessandro por la pureza lo ha llevado a decidirse por una CITIZ negra y una CONCEPT antracita. Le gusta que los aromas del Grand Cru ROMA se intensifiquen mediante una extracción muy fuerte, y también le gustan las ediciones aromatizadas.


LO QUE IMPRESIONA DE ROMA, UN POCO COMO EN NUEVA YORK, ES LA IMPRESIÓN VERTIGINOSA QUE NACE DE LA PROMISCUIDAD DE LAS MASAS. LA AVENIDA TRINITÀ DEI MONTI, en lo alto de las escaleras de la plaza de España, ofrece un panorama muy conocido. Pero la gente va a admirarlo sobre todo de noche, mientras que la luz azul del alba envuelve el panorama en una atmósfera límpida, que parece regenerar esta vieja Babilonia europea. Uno de sus monumentos más curiosos es el CASTILLO DE SANT’ANGELO, que parece un gigantesco ovni posado en la orilla derecha del Tíber. Este antiguo mausoleo imperial, transformado en fortaleza inexpugnable una vez despojado de su revestimiento de mármol, tenía que distraer a los papas que se refugiaban en él de las calles ensangrentadas: así pues, estos encargaron a los pintores del Renacimiento que les fabricasen un paraíso virtual para engañar su soledad. En su cima, el pequeño bar del Camino de Ronda es un hermoso mirador con vistas al Vaticano, cuyos palacios están conectados con este búnker pontifical a través de una calzada fortificada. Menos en vertical, la excelente trattoria DA SABATINO cuenta con una terraza horizontal en la plaza de Sant’Ignazio, adorable claro en una selva de fachadas, que demuestra que la genialidad romana es más frecuentemente teatral que espectacular. Por la noche, el barrio de Monti es igualmente irreal, como salido de un cuento de Las mil y una noches. Los matices de las sombras que juegan con las piedras desgastadas crean la ilusión de una ciudad cubierta de piel. Allí, la vinoteca AI TRE SCALINI sirve sin ceremonias unos caldos divinos. Y para terminar, el MAXXI, un museo de arte contemporáneo cuyo estuche prácticamente lo dice todo.


BENEDETTA SCASSELLATI Socio desde 1999

Cada vez que va a la Boutique para comprar DECAFFEINATO INTENSO, el vendedor mira a Benedetta con el aire de quien no consigue identificar una cara que cree conocer. “Usted tiene que ser alguien importante --termina diciendo--. Su número nacional de Socio es el 8.” Si esta encargada de relaciones públicas figura entre los diez primeros miembros del Club italiano, es simplemente porque una amiga que trabajaba en Nespresso le regaló una máquina cuando se empezaron a vender las primeras cápsulas en Italia. Muy pronto Benedetta quedó convencida con los resultados de esta máquina doméstica, que le sirve el café como a ella le gusta, largo pero con una generosa capa de crema. Desde entonces, sigue de cerca las novedades tecnológicas de la marca y recientemente se ha comprado una U.


NACIDA EN BOLONIA, BENEDETTA VIVE EN ROMA DESDE HACE QUINCE AÑOS. ADORA ESTA METRÓPOLIS ACTIVA, CAPAZ DE RENOVARSE SIN RENEGAR DE UN PASADO IMPRESIONANTE. Es sobre todo una ciudad grandiosa que curiosamente tiene la capacidad de hacer que todo el mundo se sienta cómodo. Tal vez sea porque ha visto encumbrarse y caer a tantos emperadores, que ya los trata como a gente corriente. En el Campo de Marte, frente a las fatigadas columnas del templo de Adriano, el mármol latino se inclina ante la despreocupación romana. Allí, el bar SALOTTO 42 sirve un agradable aperitivo, ese rito originario de Turín que recuerda un poco la tradición andaluza de las tapas.

Consiste en tomarse, a última hora de la tarde, un cóctel colorido como el Spritz (vino de aguja y licor amargo), el Americano (vermut rojo y soda) o el Bellini (cava y puré de melocotón), acompañado de pequeños aperitivos servidos a discreción y que, sumados los unos a los otros, pueden llegar a constituir una verdadera comida. Lo que Benedetta aprecia de esta costumbre es la posibilidad de disfrutarla al salir de la oficina, aprovechando los últimos rayos de sol.

Cerca del Coliseo, el CAFFÈ PROPAGANDA tiene las mismas costumbres en un decorado de opereta, en las lindes de los bosques de pinos del monte Celio, una de las siete colinas de Roma. En el norte de la ciudad, el RISTORANTE DOLCE prepara unos deliciosos brunchs, mientras que en el Monti, la neo trattoria URBANA 47 sirve de comer pasada la medianoche, ideal a la salida del teatro. Pero su restaurante preferido sigue siendo sin duda alguna BABETTE, un establecimiento vegetariano que se inspira en la película danesa El festín de Babette, famosa por haber resucitado las codornices en costra de hojaldre.


ADRIANO CAPUTO Socio desde 2007

La mayoría de los visitantes atribuyen a la iluminación nocturna de Roma cualidades cinematográficas. Este ingeniero de luces, auténtico director de fotografía de monumentos nacionales, solo le encuentra defectos. Le reprocha amarillear la ciudad, debido a las farolas de sodio que dañan sus fachadas de travertino. Esa luz solo realza el ladrillo, que es el esqueleto de los edificios de antaño.

De hecho, es frecuente que los romanos engarzasen esas “osamentas arquitectónicas” en relicarios barrocos o renacentistas, como hacen los católicos con las reliquias. Adriano tiene una PIXIE en la oficina que evita que tenga que salir cada dos por tres. Le gustan los RISTRETTO muy cortos, tanto que cuando se los toma, aún se pregunta si debe meter la nariz dentro o fuerza de la taza.


ROMA HA VIVIDO DURANTE MUCHO TIEMPO CON LOS PIES EN EL LODO Y LA CABEZA EN EL FIRMAMENTO. HACE 150 AÑOS ERA UNA TEOCRACIA DONDE LOS FORAJIDOS ENCONTRABAN ASILO DENTRO DE LAS IGLESIAS. Embriagada, la ciudad tuvo que someterse a un largo cambio para merecer el título de capital del país. Esta emperatriz es tan dependiente del poder que ya ni siquiera ve el que ella misma ostenta. Hagan lo que hagan, los romanos siempre sentirán la amargura de haber ido a menos. Hay quien se consuela trepando a los tejados para estar a la altura de su glorioso pasado. Roma solo se deja abarcar cuando se la mira desde lo alto. Desde los JARDINES DEL MONTE PALATINO por ejemplo, quizás la primera elevación de la ciudad de las siete colinas, donde un romántico mirador que da al foro exhibe esta metrópolis a la vez sagrada y maldita, encantadora y dantesca.

En ese mismo registro de las alturas, la extraordinaria terraza del HOTEL MAJESTIC demuestra como ninguna otra que estas explanadas son el aliento del monstruo romano. Más abajo, el salón de té inglés BABINGTON’S parece darle la espalda a la plaza España, y ofrece otra visión de la capital, con toda la condescendencia puritana propia del high tea. A Adriano le gusta retirarse en los múltiples claustros de Roma, que son espacios atemporales, silenciosos y solitarios. Frecuenta en especial el CHIOSTRO DEL BRAMANTE, hermosa muestra de arquitectura renacentista al mismo tiempo grácil y esbelta, donde es fantástico tomarse un café después de visitar la excelente exposición que tengan en aquel momento. Una última recomendación: no deje Roma sin haber descubierto el PALACIO BARBERINI (véase la sección Estilo).


DELFINA GIANNATTASIO Socia desde 2008

Actualmente, Delfina no vive en Roma. Está en París para terminar sus estudios de Arquitectura. Así que cada vez que vuelve a casa tiene un pretexto para realizar un pequeño peregrinaje por todos los lugares que echa de menos en el extranjero. Pero esta disciplina también la lleva a adentrarse en barrios que nunca habría visitado. Cuando viene de París, ciudad homogénea con la tez pálida de su piedra de sillería, Delfina se da cuenta de que Roma es una ciudad colorida.

Nos recomienda no limitarnos a sus grandes clásicos, ya que el romanismo reside también, y sobre todo, en los encuentros al aire libre en el centro histórico y en los grafitis del Trastevere. Su PIXIE le prepara unos espressos que le gusta tomar cortos, “a la italiana”, con un Grand Cru RISTRETTO, ROMA, o la edición limitada KAZAAR, que está desesperada por encontrar.


EL CENTRO DE LA CIUDAD ATRAE A LOS AMANTES DEL SHOPPING A LO LARGO DE LA VIA DEL GOVERNO VECCHIO, UNA CALLE LLENA DE PEQUEÑOS CREADORES Y DE MARCAS INTERNACIONALES. No lejos de allí, en la via del Gesù, VERTIGO VINTAGE BOUTIQUE inaugura la moda con solera en una ciudad que todavía asocia la ropa vintage a los traperos: tienen prendas de Balenciaga, Valentino, Fabiani, Yves Saint Laurent o Fendi, pero los propietarios se decantan por los artículos antiguos creados por sastres anónimos, puras expresiones de la elegancia romana. Muy cerca de allí, en el Ghetto, la GALERIA ERMANNO TEDESCHI representa a artistas contemporáneos, como Nicola Bolatti y sus sorprendentes redes de espaguetis. A la hora del aperitivo, Delfina adora los jardines colgantes que coronan la terraza del bar del HOTEL DE RUSSIE, bar que prefiere al del Hotel de Inglaterra, que para su gusto recuerda demasiado a un club de caballeros.

El Rione Monti, cuyos colores sulfúreos son tan romanos, es un pequeño valle sobre cuyas curvas surgen visiones monumentales: bordeando la VIA DEI SERPENTI, también tenemos la ocasión de ver surgir el Coliseo. En la orilla izquierda del Tíber, el ambiente del Trastevere convierte este barrio en uno de los lugares emblemáticos del romanismo, cruel como un péplum y tan salvaje como un espagueti western. Es un laberinto con el típico adoquinado que bulle de pequeños restaurantes y viejos bares, entre los que destaca el BAR SAN CALISTO, el más auténtico. Un poco más al norte, en la misma orilla, el minúsculo CACIO E PEPE no sirve casi nada más que las tres recetas de pasta autóctonas: alla carbonara, alla gricia, una carbonara sin huevo, y alla cacio e pepe, con queso y pimienta.



CITA EN LA BOUTIQUE NESPRESSO PIAZZA SAN LORENZO




¿CÓMO LLEGÓ A NESPRESSO?

CRISTINA NICOSIA: Nací en Sicilia, casi en las laderas del Etna. Hace unos años me dedicaba a hacer degustaciones promocionales en un centro comercial de Catania. Un día, me encargaron la promoción de los Grands Crus Nespresso. Sin duda, la que quedó más convencida fui yo misma. En todo caso, la marca se percató de mi entusiasmo y me confió un primer trabajo que consistía en formar a los comerciales de la isla.


¿Y SU LLEGADA A ROMA?

C. N.: En 2007, me ofrecieron un empleo en la primera Boutique que se inauguró en la ciudad eterna. No lo pensé dos veces. Dos años después, asumí su dirección.


¿DÓNDE ESTÁ LA PRIMERA BOUTIQUE QUE SE ABRIÓ EN ROMA?

C. N.: En la Piazza San Lorenzo, en el centro de la ciudad. Es un barrio vertebrado por el Corso, los Campos Elíseos de Roma. Está muy cerca del Panteón, de la Cámara de Diputados y de la famosa plaza España, una de las más visitadas de la capital, y donde recientemente se ha inaugurado una nueva Boutique. Por su ubicación, entre nuestros clientes tenemos tanto a diputados y altos funcionarios, como a turistas.


¿CÓMO PREFIEREN EL CAFÉ?

C. N.: La mayoría viene a probar los nuevos Grands Crus, pero muy pocas veces vienen a relajarse, cosa que se explica porque, en general, toman el café muy cargado, ristretto. A diferencia del cappuccino, que se saborea con tranquilidad, este café corto que, por excelencia, se toma en la barra, es sinónimo de aceleración. Nuestros clientes son sumamente exigentes, ya que la extracción corta no perdona las aproximaciones: es como un desnudo con un efecto lupa. Esperan un café perfecto.


AL FIN Y AL CABO, LOS ITALIANOS ESTÁN ACOSTUMBRADOS A LA EXCELENCIA

C. N.: Efectivamente, la mayoría de los bares italianos sirven muy buenos cafés y los baristas manejan a la perfección sus máquinas de espresso, esa delicada tecnología que nuestro país ha perfeccionado. Por lo tanto, tenemos que insistir en nuestros puntos fuertes para desmarcarnos en este entorno competitivo. Aquí el café es un producto familiar, de la calle, privado desde hace tiempo del prestigio del exotismo. Como cada fabricante desarrolla un sabor propio que atrae a sus clientes, nosotros les proponemos que se aventuren más allá de esta cultura de la exclusividad. Nuestra fuerza reside, entre otras cosas, en la diversidad de nuestra oferta y en la posibilidad de no tener que salir de casa para degustar un producto perfecto.


NUEVA BOUTIQUE EN LA PLAZA DE ESPAÑA

En una de las plazas más concurridas de Roma, una nueva Boutique acaba de abrir sus puertas. > Piazza di Spagna 34-35, 00187 Roma


DÓNDE DEGUSTAR UN CAFÉ NESPRESSO EN ROMA

DAL BOLOGNESE

Verdadera institución de la Piazza del Popolo, este restaurante sirve los clásicos del repertorio nacional como el cocido a la mostaza de Cremona, acompañamiento a base de fruta confitada en sirope de mostaza.

MAMMA ANGELINA

Excelentes platos a base de pescado cerca de la Villa Ada.

LA TAVERNA DELLO SPUNTINO

A poca distancia del monasterio fortificado de Grotaferrata, en el sur de Roma, este albergue antiguo atrae a los visitantes por su deliciosa cocina pintoresca.

REC23

Ambiente neoyorquino en el animado barrio del Testaccio.


Realización Sandrine Giacobetti - Textos Julien Bouré - Fotografías Jean-Claude Amiel



Cita en la Boutique Nespresso

Nespresso

Cita en la Boutique Nespresso

Leer Leer

Archivos

Todo el estilo Ver Ver

© Nestlé Nespresso S.A. 2010 . Política de Nespresso . Condiciones . Acerca de Nespresso . Créditos . Nespresso Websites
Opsone Fcinq