Usted se encuentra aquí : Inicio > Estilo > Aluminio: una vida infinita

Aluminio: una vida infinita

Nespresso Reciclaje

Desde hace veinte años, Nespresso presta una atención muy concreta al medio ambiente.
La cápsula de aluminio no tiene rival a la hora de proteger sus Grands Crus, pero además también sabe respetar los equilibrios naturales: con muy poca energía, su metal puede revivir hasta el infinito, por eso Nespresso organiza su resurrección.


En la década de 1860, para propulsar al espacio a los tres héroes de su novela DE LA TIERRA A LA LUNA, Julio Verne los embarca a bordo de una cápsula de aluminio: resistente, indeformable, ligera, estanca, insensible a la oxidación, fácil de fabricar. El aluminio se imponía ya entonces como la solución técnica del futuro, puesto que su solidez es, a un peso igual, el doble de la del acero. Pero al resultar muy cara su producción, tenía el rango de material precioso: en un banquete dado por Napoleón III, los invitados de honor tuvieron el privilegio de usar cubiertos de aluminio… ¡mientras que los invitados de menor prestigio tuvieron que conformarse con la cubertería de oro! En la actualidad, siglo y medio después, si el visionario novelista observase una cápsula Nespresso, constataría las cualidades de su vehículo espacial. Estanqueidad y protección, por ejemplo: «Para obtener un resultado óptimo en la taza, hay que preservar el café molido del oxígeno, de la humedad y de la luz», explica Alexis Rodríguez, el Experto en Café Nespresso que da a los Grands Crus y a los Limited Editions esa riqueza aromática que resulta crucial preservar hasta la degustación. «El aluminio constituye la barrera ideal contra esta triple agresiónResumiendo, la cápsula Nespresso es al mismo tiempo un contenedor y una armadura. Además de estas cualidades de preservación de los aromas, desde hace más de veinte años Nespresso saca partido al impresionante potencial del reciclado del aluminio. De hecho, basta con fundir los fragmentos recuperados para volver a encontrar las características del material inicial. Otra baza de este reciclaje: su coste energético. No supera un 5% del que requiere la extracción de la misma cantidad de metal. Son ventajas tan contundentes que Nespresso apostó inmediatamente por la creación de un sistema específico.

La saga de la recogida

Fue en Suiza – a la vez patria de Nespresso y nación particularmente sensible a las cuestiones medioambientales – donde el reciclaje de las cápsulas dio sus primeros pasos, coincidiendo con el lanzamiento de la primera gama de máquinas destinadas a uso particular, en 1989. Marc-Alain Dubois, actual director comercial de Europa de Nespresso, era en aquella época el director del mercado de Suiza. Nos cuenta cómo se fraguó el proyecto: «Máquina, cápsula y Club, la trilogía de nuestro modelo empresarial estaba perfectamente definida. Pero establecer un sistema de reciclaje parecía una tarea ingente. ¿Dónde depositaría el Socio del Club Nespresso sus cápsulas usadas? ¿Qué industriales podrían separar el poso del aluminio? Y por último, ¿cómo convencer a los Socios del Club Nespresso de reciclar sus cápsulas en lugar de tirarlas? En aquel momento, el concepto de café en dosis no estaba arraigado en las costumbres.» De entrada, se estableció una regla, que aun hoy sigue en vigor: a Nespresso le compete invertir en las soluciones más prácticas… y a los Socios del Club, tomar sus propias decisiones. No era cuestión de obligar a nadie a reciclar. En 1990, aunque aún no existía una oferta de reciclaje propiamente dicha, Nespresso organiza un primer formato de colecta: con cada pedido se incluía una bolsa de reciclaje vacía, para devolverla a Nespresso llena de las cápsulas usadas. Esta idea ha prosperado, de hecho una versión actual de dicho sistema, bautizado Recycling at Home, funciona con éxito en los cantones suizos desde hace poco. «En aquel momento nos pusimos en contacto con Igora, una cooperativa suiza de recogida de aluminio», explica Marc-Alain Dubois. «Pero no tenían el equipamiento necesario para separar el poso del aluminio. Al final, fue la sociedad Thévenaz-Leduc, especializada en el reciclaje de metales, quien puso sus 35 puntos de recogida a nuestra disposición.» Y es que en realidad, el punto de recogida es el centro neurálgico de toda la operación, como confirma Marc-Alain Dubois: «Tomamos conciencia inmediatamente de la necesidad absoluta de facilitar el acceso del consumidor al sistema de reciclado. Una exigencia a la que se pudo responder cuando instalamos los puntos de recogida práctica en las tiendas donde se vendían las máquinas y luego, a partir de su creación, en las Boutiques Nespresso. La primera de ellas, situada en la Loewenstrasse de Zúrich, todavía existe. Las comunas suizas a su vez, ofrecieron contenedores específicos… Esta multiplicación de los puntos de recogida hizo nacer en Suiza la necesidad de una logística de reciclaje más completa. En ese caso se podría hablar de círculo virtuoso.»

Una cuestión de redes

Con la llegada de las primeras máquinas Nespresso, ¿en qué cambió el reciclaje de sus cápsulas? La primera respuesta es cuantitativa, puesto que muchos otros países, seducidos de entrada por los Grands Crus Nespresso, se fueron sumando poco a poco a la solución de reciclaje que los acompañaba. Lo cierto es que el primero de estos sistemas de reciclaje extranjeros empezó a funcionar diez años después de que surgiese la iniciativa helvética, pero a día de hoy los Socios del Club Nespresso cuentan con 20.000 puntos de recogida a escala internacional. Y esta cifra sigue aumentando cada mes. En la actualidad, la capacidad de recuperación de las cápsulas ya ha alcanzado el objetivo del 75% previsto para 2013. La segunda respuesta es logística. Nespresso se adapta al sistema de reciclaje de cada país. Así pues, en función de las condiciones locales, los puntos de recogida engloban las Boutiques Nespresso, los vendedores de máquinas, los puntos limpios equipados con contenedores específicos y los «puntos de entrega», esos comercios que reciben los artículos comprados por Internet. En algunas ciudades, el repartidor a domicilio de Grands Crus se marchará con las cápsulas usadas. Pero lo que trasluce tanto por la multiplicación de los puntos de recogida como por la diversificación de sus variantes, es la preocupación por simplificar la vida del Socio del Club Nespresso, proponiéndole una contribución personal en aras al mayor bienestar de todos.

Los retos a encarar

Hay un segundo tipo de recogida, cuyo vector es el circuito nacional de recogida de embalajes, que recibe el mismo tipo de atención. Ya está funcionando en Alemania, en Suecia y en Finlandia: las cápsulas usadas se tiran al contenedor de los embalajes reciclables, que generalmente está junto al portal del inmueble. Y es un sistema que se está emulando. En el sur de Francia, Nespresso ha lanzado una iniciativa que permite depositar simplemente las cápsulas en el «contenedor amarillo» – destinado a la recogida selectiva de residuos – del edificio… una vez en el centro de clasificación de residuos, un dispositivo de alta tecnología las recupera y las integra en el circuito de reciclaje. Un paso más hacia el confort del consumidor, garantía de una tasa de recuperación elevada. Con independencia de que el circuito sea privado o colectivo, de que se emplee uno u otro método de recogida, hay un gran principio que rige la estructura del sistema: cada país organiza su propia gestión. En cuanto al otro reto– separar el aluminio del poso – más técnico que logístico, fue resuelto en 1990 mediante un sistema de trituradora, que se ha ido perfeccionando regularmente desde entonces. En este caso también se deja al criterio de cada red de reciclaje la elección de la técnica de disociación. En el Sur, las cápsulas dilaceradas se ponen a secar al aire libre con la ventaja de que el kilovatio solar no aumenta la factura de carbono. En el resto del mundo, se utilizan sistemas de calefacción o incluso de lavado. El poso sirve de abono biológico – o de fuente de energía verde. Y el aluminio se prepara de forma natural para su próxima reencarnación. En definitiva, el comienzo de una nueva vida… que no está esperando más que su gesto.

Cada pequeño gesto cuenta

Multiplicación de los puntos de recogida, estudio de las formas de separación del poso y el metal, medidas para integrar las cápsulas usadas en el sistema de recogida de embalajes… Para ofrecer las mejores soluciones posibles, Nespresso, desde hace más de veinte años, invierte dinero, tiempo e inteligencia. ¿Por qué? Porque está convencido – como muchos otros – de que el reciclaje merece la pena y de que con la participación de los Socios del Club, las cápsulas podrán tener una segunda vida. Cada pequeño gesto cuenta para construir el futuro. Existen más de 20.000 puntos de recogida por todo el mundo. Encuentre el más cercano a su domicilio gracias al sistema de geo-localización disponible en www.nespresso.com/ecolaboration. O a través de la aplicación móvil Nespresso.

PIXIE EMBAJADORA DEL RECICLAJE

¿De qué sirve reciclar sus cápsulas? Para descubrirlo, los Socios del Club no tienen más que cruzar las puertas de la Boutique Nespresso más cercana. El elegante revestimiento de la máquina PIXIE esconde una sorpresa: ¡millones de cápsulas usadas devueltas por los Socios del Club! Sus nuevos paneles laterales de colores – Carmín y Marrón – están formados en un 98% de cápsulas Nespresso recicladas en Suiza. Resulta difícil ser más coherente: la simpática y pequeña PIXIE, de consumo energético reducido, es la perfecta ilustración de la eficacia de la recogida. Una embajadora del reciclaje, capaz de emocionar a los apasionados de todos los países – ¡y sin necesidad de intérprete! > www.nespresso.com/ecolaboration

LAS CUATRO ETAPAS DEL RECICLAJE

Este reportaje fotográfico ha sido realizado en la planta Papirec (sociedad Thévenaz-Leduc), en Moudon, Suiza. Es la empresa responsable, para Nespresso, del reciclaje de sus cápsulas. Éste se articula en tres etapas: almacenamiento de las cápsulas usadas, separación del poso y del aluminio, y compresión de los dos materiales. El proceso conlleva una cuarta etapa, la fundición del aluminio, que se realiza en otra planta.


Texto Francis Dolric Fotografía Jean-Claude Amiel



Su Revista gratuita en iPad

Nespresso

Su Revista gratuita en iPad

Leer Leer

Archivos

Todo el estilo Ver Ver

Más contenidos : Magazine Magazine Ver más Ver más

Previous Previous Next Next
© Nestlé Nespresso S.A. 2010 . Política de Nespresso . Condiciones . Acerca de Nespresso . Créditos . Nespresso Websites
Opsone Fcinq